Evita un Golpe de calor a tu Perro

golpe de calor

Un golpe de calor se presenta cuando el perro absorbe más calor del que puede expulsar.

Lo primero que hay que saber es que los perros no sudan y que regulan su temperatura con la respiración y a través de las glándulas sudoríparas de las almohadillas.

En verano hay que extremar las precauciones ya que puede sufrir un golpe de calor por falta de sombra o de agua potable. También se dan casos cuando damos un paseo bajo el sol. Sin embargo, uno de los más habituales es cuando se quedan en el coche con escasa ventilación.



 

Notaperruna: usar accesorios como alfombras, collares, chaleco refrigerante ayuda a evitar los golpes de calor.

 

Los Síntomas son:

  • Temperatura rectal de 42º c o más.
  • Respiración dificultosa.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Temblores musculares, jadeo, salivación excesiva, mucosas, encías y piel de color azulado por falta de oxígeno.

Podemos bajar la temperatura de nuestro perro aplicando agua que esté a temperatura ambiente —no fría— durante un buen rato en su barriga, almohadillas y nariz.
También podemos tumbarlo encima de una toalla húmeda o colchonetas de frío. Cuando se recupere le ofreceremos de beber a sorbos espaciados.

Hay que actuar rápido ya que en pocos minutos puede morir.

Deja un comentario